¿Quiénes somos?


No somos los más rápidos, ni los más técnicos, ni los que mejor suben, ni los que mejor bajan, ni los que más kilómetros hacen, ni los que más pulsaciones alcanzan, ni los que mejores bicicletas tienen, ni los que más entrenan, ni los que mejor saltan, ni los que mejor derrapan, ni los que mejores caballitos hacen, ni los que mejor pasan por trialeras, ni los que mejor vadean ríos y arroyos, ni siquiera los que mejor se toman las cañas de después. Somos todo lo contrario, somos diferentes, somos perdedores.

domingo, 6 de agosto de 2017

Ruta de Casasola - Navalperal de Pinares

Hace unas semanas, al principio de las vacaciones de verano me acerqué un día a pescar al embalse de Navalperal de Pinares (sin suerte, todo sea dicho) y vi unos carteles señalando una serie de rutas con muy buena pinta.

Esa misma mañana consulté la página web del ayuntamiento para ver la información completa y al día siguiente me dispuse a recorrer en bicicleta la más larga de ellas, la ruta Casasola.




Esta ruta forma parte de una colección de cuatro y me gustaría destacar la excelente señalización empleada con postes cada pocos metros. Resulta imposible perderse aún sin llevar GPS.
No es especialmente dura. Tiene algunas rampas fuertes al inicio que por prudencia preferí subir a pie. Las subidas explosivas son mi punto debil. Uno de ellos, vaya.

Comenzamos en la piscina municipal, con unas duras subidas por un camino bastante roto. Nos iremos desplazando en dirección noroeste durante bastante rato para afrontar la primera parte del recorrido, fundamentalmente de subida. Tendremos que remontar desde los 1250 metros de altitud del pueblo hasta los casi 1500 del parque eólico.


Track disponible en Wikiloc


A la salida del pueblo y tras cruzar la carretera AV-501 un poco más arriba de su cruce con las vías del tren, entramos en el bosque y en los calurosos días de julio agradecemos la sombra. Tras cruzar la carretera veo que el terreno está muy compactado. Típico barro seco. Me hace entender que en época de lluvias debe ser complicado rodar por esta zona porque seguro que se forman muchos charcos.


Poco a poco irán desapareciendo los árboles. No conviene hacer esta ruta en verano durante las horas centrales del día porque se recorren muchos kilómetros al descubierto. Igualmente, en invierno, pasaremos por zonas muy frías y donde el viento soplará muy fuerte.



Oficialmente la ruta distingue cinco puntos de interés durante el recorrido: unos pilones, una ermita, cabañas de pastores, unas ruinas... decido parar a curiosear un chozo de pastores que me encuentro a pocos metros del recorrido.


Hoy en día sería muy extraño que se usaran este tipo de construcciones, los pastores tienen buenos coches para subir a los montes.


 

Ya en la parte más alta del recorrido, en el parque eólico, comienza el descenso constante en dirección sur hasta el embalse de Navalperal. Hay que para al otro lado por la parte inferior de la presa. Se puede hacer sobre la bici si se va fino técnicamente. Yo, yendo solo, preferí no arriesgar.



Una vez abajo cruzamos el pequeño arroyo por un puente formado por un par de tablones y volvemos a subir al nivel del agua para tomar camino de Navalperal de Pinares sin dificultades.



En resumen, se trata de una ruta bonita, con muchos alicientes, técnicamente fácil y ciclable al 99%.


Casi todo el desnivel se acumula en los primeros siete u ocho kilómetros, el resto es llaneo y bajada. No recomiendo hacerla en verano a no ser que se madrugue para ello. Tampoco en días muy fríos a no ser que se vaya muy bien equipado.


domingo, 9 de julio de 2017

Transmisión 1x9 y otras aberraciones

Soy consciente de que para muchos hacerle "esto" a un cuadro Kona Explosif de 1994 es un sacrilegio. Yo en parte también lo creo, no voy a decir lo contrario. Pero el cuadro queda y los montajes vienen y van. Es cuestión de dos o tres horas devolver su clasicismo a esta bicicleta, así que no seamos dramáticos.




La primera actualización consistió en ponerle una horquilla con algo más de recorrido. 80mm como mucho para no alterar demasiado la geometría. La elegida fue una Marzocchi Bomber Marathon Race que dió algún problema como relaté en esta entrada.



Una vez desvirtuada la integridad del montaje con un elemento bastante posterior me di barra libre y lo siguiente que le puse fue un conjunto de manillar y potencia Ritchey WCS de aluminio que encontré muy tirados de precio.


La tija había que cambiarla a todas luces. Era corta (no estaba respetando el mínimo a insertar en el tubo vertical) y estaba rallada así que me navegué todo Internet para encontrar una tija blanca en medida 27, hoy prácticamente en desuso. No estoy nada satisfecho con la tija y seguiré buscando. Sí con el sillín que compré también bastante barato y práticamente nuevo: un Selle Italia SLK que a pesar de mis temores ha resultado ser bastante más cómodo de lo que parece.



Y ya metidos en faena me apetecía cambiar la transmisión 3x8 XT por algo más actual. No es que funcionara mal, pero una vez desmontadas todas las piezas clásicas me parecía oportuno también invertir en una transmisión nueva. Y por cambiar un poco de mi habitual 3x9 pensé en montar monoplato. ¿Por qué no 1x11, que hubiera sido la decisión más lógica? por coste fundamentalmente. Encontré un cassette Sunrace 9v con rango 11-40t que estoy seguro que satisfaría mis necesidades teniendo en cuenta que el uso que le doy a esta bicicleta y podría usar un mando de cambio 9v. En un primer lugar monté un cambio Shimano XT 10v con el que se llega a la corona 40t, pero no conseguí hacerlo cambiar bien. Saltaban los cambios y el cambio subía muy forzado de manera que lo cambié por otro Shimano XT, este último 11v y con bloqueo que limita los golpes y las salidas de cadena.


El conjunto plato y bielas me dió también más de un dolor de cabeza. El viejo eje de cuadradillo de cartucho sellado no quería salir y tube que aplicar medidas extraordinarias. El sustituto fue un juego de bielas SRAM X1 con eje hueco integrado y cazoletas roscadas GXP. Nunca las había utilizado y de momento no tengo ninguna queja. El plato, un 30t también X1 que venía con las bielas. Como odio subir prefiero ayuda en las rampas duras que coger buenas velocidades en llano. A 25-30 Km/h voy haciendo molinilló, pero bueno. Con cambiar de plato se soluciona.


Y para gobernar el cambio, un capricho que tenía desde hace mucho tiempo: un mando rotatorio X0. Funciona estupendamente, es rápido y preciso. Los frenos siguen siendo unos fantásticos Avid Single Digit 7 pero ahora las maneras no son XT (iban integradas con los pulsadores de cambio en la configuración anterior de la bici) sino unas XLC ultraligeras y las ruedas, aso sí, siguen siendo las Mavic Crossmax que tanto me gustan.


¿Cuánto durará la bici así? ¿Le pondré un plato mayor al 30t? ¿Cambiaré a 1x11? ¡Ni yo sé responder a estas preguntas

jueves, 29 de junio de 2017

BiciCoa 2017

Un año más, y con este van cuatro, llegó la cita anual de esta pequeña comunidad de perdedores: La esperada BiciCoa que celebramos el 17/06/2017.



Puntuales a la cita, ocho amigos fuimos los que nos juntamos en esta ocasión para hacer una ruta, como siempre, asequible y celebrar nuestra afición con una barbacoa junto al resto de familiares y amigos.


Echamos en falta a cuatro ilustres perdedores que por distintos motivos no pudieron acompañarnos en esta ocasión: Jaime, José Ángel, Jesús y Néstor.


En cambio pudimos disfrutar de la presencia de un nuevo miembro de la comunidad: Cristian, porque participar de una BiciCoa otorga automáticamente el estatus de Perdedor.


El calor fue el gran protagonista de la jornada (obviando el licor de hiervas Ruavieja) y es que la ola de calor alcanzaba su punto álgido ese sábado. Perdedores para todo.



Comenzamos a rodar en torno a las 10:00 de la mañana tras aprovisionarnos bien de agua, embadurnarnos de crema solar (el que más y el que menos) y hacernos las típicas foto individuales y en grupo. Este año el recorrido había sido casi por completo renovado porque en la variedad está el gusto.


Lo que nos gusta es bajar, a casi todos, de manera que diseñé un trazado con muchos kilómetros de bajadas... que luego habría que remontar.


Track disponible en Wikiloc





A los pocos metros de empezar nos encontramos la mayor dificultad técnica de todo el recorrido: una bajada corta pero empinada, con roderas, tierra suelta, raíces, piñas y piedras. Como todas las cuestas empinadas se baja bien templando los frenos sin llegar a bloquear, dejando la bici correr... y no dejándose vencer por el miedo.


Raúl pasó el primero y sin problemas, como era de esperar. Pablo le siguió sin mayores problemas hasta que al final, como buen perdedor, se le olvidó sacar el pie de las calas y cayó de lado. El tercero fue Miguel....que no defraudó: se fue al suelo que es lo que se esperaba de él.



Tonto de mi, aún sabiéndolo, no pude esquivarle y caí detrás suya. El resto de los perdedores se pararon al ver la montonera. Sin consecuencias... más allá de la risa tonta y un par de rasguños.

video


Tras unos minutos de llaneo por el sendero que rodea el embalse de Ciudad Ducal y una corta subida volvíamos a bajar, esta vez por un camino con firme irregular, poco transitado y, como todos los de la zona, con mucha piedra suelta y, al transcurrir por un pinar, con piñas en las trazadas. Aparecemos en la pequeña ermita situada junto al arroyo del Corcho.



Aquí está la única fuente del recorrido pero acabamos de empezar y como no hemos hecho más que bajar no tenemos sed ni necesidad de rellenar los bidones. Continuamos la ruta, que transcurre esta vez por la pista paralela al arroyo hasta que se convierte en un sendero muy divertido... y peligroso en según qué puntos.



El Bombi pinchó para completar el cupo de incidencias, muy corto en esta afortunada ruta.  Cristian, por su parte, se sorprendió y nos dijo que bajábamos bastante a saco... ¡Cuando me vio luego subir se le quitó la admiración!


Llegamos al arroyo Retuerta y comienza el ascenso. Tenemos que subir por una pista hasta la carretera AV-502. Recordaba la subida bastante más tendida y Sergio me lo recrimina. La verdad es que el calor se nota, sobre todo los primeros kilómetros hasta contar con la sombra de los pinos. Poco a poco se hace camino y en tres grupos, Miguel y Juancar primero, Raúl, Sergio y el Bombi después y Pablo, Cristian y yo cerrando la marcha, llegamos a la carretera. La cruzamos para recorrerla en dirección sur durante apenas unos cientos de metros hasta tomar un camino que nos dirige de nuevo en dirección oeste. Este camino baja hasta el arroyo de la Monigosilla, que algunos cruzan sin bajar de la bici. Yo prefiero grabar a Juancar porque sé que le encanta el agua y se me iba a hacer muy raro que no acabara mojado. Como Miguel en la bajada, no defraudó.

video


Cincuenta metros con la bici a cuestas después, para superar un pedregal imposible de ciclar, tomamos una senda que nos conduce ya en dirección norte de vuelta a Navalperal de Pinares.



La senda termina en una pista ancha de grava que continúa picando hacia arriba. Ya ha pasado el medio día y el sol cae a plomo, cuesta avanzar. El cruce con la M-505 sabe a gloria porque ya sabiéndonos en el pueblo las cervezas frescas están al alcance de la mano.


Apenas un esfuerzo más para subir por la carretera de las lanchas hasta el puente sobre la vía el tren y tomar el camino que rodea Navalperal pasando por la piscina y la iglesia para llegar llaneando de vuelta a casa...

video


¡¡donde fuimos recibidos con refrescantes globos de agua!!





Ya imagináis cómo continuó la cosa: comida y bebida (mucha, que hacía mucho calor) en buena compañía ya que muchos amigos y familiares habían querido compartir este día con nosotros.


Y de regalo, unas gorras que mi Lourditas pintó a mano para todos los congregados.


Os dejo con algunos vídeos más, cortesía de el Bombi:

video


video


video


video

 
video


 


video


video


video

El año que viene celebraremos la quinta edición de la BiciCoa. Id reservando la fecha desde ya, que el lustro hay que celebrarlo por todo lo alto y todos juntos.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Las Zorreras - Zarzalejo - El Escorial - Las Zorreras (28/05/2017)

Hacía ya mucho tiempo que los perdedores no nos juntábamos para hacer una ruta... y más tiempo aún, por un motivo o por otro, que no salíamos de la Casa de Campo. 



Así que aprovechando el tiempo primaveral cuatro de nosotros, Raúl, El Bombi, Pablo y yo, quedamos el domingo por la mañana para dar pedales.




La idea era dar la vuelta al embalse de Valmayor, una ruta ya conocida y muy divertida, pero El Bombi propuso otra ruta que encontró en Wikiloc que partiendo de la Renfe de Las Zorreras rodea el embalse por la orilla oeste para luego desviarse en dirección Zarzalejo, casi siempre por caminos y senderos, para una vez alcanzada esta localidad tomar dirección norte hasta El Escorial y desde aquí volver al punto de partida.

Track disponible en Wikiloc

La ruta no presenta grandes dificultades. Técnicamente solo encontramos zonas complicadas bajando de la silla de Felipe II en dirección a El Escorial y algún tramo relativamente trialero aquí y allá. 




Físicamente no hay subidas duras, las que hay son tendidas, así que es una ruta recomendada para todo el mundo con un mínimo de forma física. 




La primavera y el otoño, siempre que no venga con mucha lluvia, son las mejores épocas para realizar esta ruta. En verano pasaremos mucho calor pues hay zonas muy desprovistas de sombra. En Invierno habrá tramos demasiado embarrados como para poder rodarlos, bien lo sabe El Bombi que conoce bastante bien esta zona.




En El Escorial podemos reponer agua sin desviarnos de la ruta. Si hemos sido poco previsores y nos hemos quedado sin agua antes, podemos alargar un poco la ruta y entrar en Zarzalejo. 





La entrada a El Escorial tras cruzar la M505 se hizo cuesta arriba. Se trata de una pista asfaltada que sube hasta el mismo monasterio. Se trata de la última subida y reconozco que se atragantó un poco.




En fin, una ruta muy bonita, más aún cuando se hace en buena compañía. Entrenamiento perfecto para la próxima BiciCoa 2017, cita anual de Perdedores BTT, que está a la vuelta de la esquina.

martes, 21 de marzo de 2017

Senderos de Losar de la Vera

Aprovechando el tiempo primaveral y el fin de semana largo del puente de San José decidimos plantarnos en Losar de la Vera para hacer una visita a Jaime y a Susana y disfrutar del entorno privilegiado que rodea su pueblo.


Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que Jaime estaba como loco por probar su nueva Cannondale Flash Carbon consiguió para mi una flamante Mondraker Factor R con la que salir a rodar juntos un rato.


La idea era probar la Cannondale en su terreno y sobre todo enseñarme los (impresionantes) senderos que rodean Losar. Pero sumaremos varias "primeras veces" como aliciente a la ruta: primera vez con 29" para ambos, primera vez con transmisión 1x11 para Jaime y con 3x10 para mi, primera vez con doble de 120mm para mi... en fin, una tarde llena de nuevas experiencias.

La ruta comenzaba y terminaba en el pueblo. Jaime había tenido que trabajar toda la mañana y parte de la tarde y no teníamos mucho tiempo, de manera que tenía que ser corta. ¡Esto fue una suerte para mi porque estuve a punto de echar la comida!

La ruta fue grabada con Strava

Empezamos bajando, como a mi me gusta, por el sendero del pontón que corre paralelo a la Garganta Vadillo. Se trata de un sendero muy divertido en un entorno inmejorable. A veces técnico, con pasos complicados de piedras y algún que otro repecho de plato pequeño y piñones grandes. Cada pocos metros Jaime, que se conoce el tramo de memoria y lo baja volando, me tenia que esperar. La doble suspensión de la Mondraker y sus ruedas de 29" me perdonan muchos errores, pero aún así prefiero no arriesgar en un sendero que no conozco. Llevo años leyendo y escuchando sobre las virtudes de las 29" pero por fin puedo comprobar por mis propios medios que pasan mejor por zonas de raíces y piedras. La doble también ayuda en subida pintando el terreno. Llevo todo el rato ambas suspensiones en modo descenso aunque una palanca en el manillar me permite elegir entre bloqueo total (el de la horquilla no funcionaba), modo trail y modo descenso. Comentamos nuestras impresiones y Jaime coincide en que el diámetro de rueda más grande se nota. La física es la física, no hay más que hablar.


El sendero nos lleva hasta una pista cementada que termina en la Garganta de Cuartos, punto más bajo de la ruta, que a esa hora de la tarde está abarrotada. La atravesamos y ponemos rumbo suroeste.
Tras un pequeño tramo bautizado localmente como rockgarden y donde de nuevo la doble suspensión y las 29" me libran de la caída o al menos de poner pie a tierra llegan las subidas mortales. Cometo un error de novato: sé que las subidas cortas y duras se me atragantan y aún así lo doy todo en la primera emocionado por cómo iba discurriendo la ruta. Evidentemente el esfuerzo me pasó factura y veo pasar ante mis ojos, no mi vida en diapositivas, que no estaba tan mala la cosa, pero sí la ración de magro de cerdo y la ensaladilla rusa de la comida. Haciendo un gran esfuerzo para que esa visión interna no se convirtiese en externa decido hacer las subidas a pie hasta que mi estómago se recomponga. Jaime, en cambio, sube con su monoplato como si nada.


Poco a poco vamos haciendo camino y voy encontrándome mejor. Hasta el punto de poder acabar la ruta con cierta dignidad.

Paramos a hacer el experimento de comprobar si con la nueva bici Jaime era capaz de pasar un arroyo que siempre se le había atragantado. Las imágenes hablan por sí solas.

video

Al final nos salió una ruta corta pero muy bonita. Fundamentalmente rodamos por sendero llegando de vuelta a Losar al atardecer.


Sin duda ha sido un privilegio haber podido conocer estos parajes con el mejor guía. ¡No descarto volver!
Y como conclusión final al respecto del material probado... Jaime no se ha equivocado con la compra, tiene bicicleta para rato y la va a disfrutar mucho. Yo, de momento, continuaré con mi bici rígida de 26" porque para rodar por los sitios por los que lo hago habitualmente no necesito más y aprecio mucho su ligereza. En un futuro ya veremos porque me ha gustado mucho la seguridad de una doble 29". Si pesara 4 kilitos menos...